Seguinos en
seguinos en Facebook Seguinos en Twitter
Artículos
Compartilo en
facebook
twitter
linkedin

Mentiras, Verdades y Falsedades

Por: Pablo Slemenson

Mentiras, Verdades y Falsedades

Qué es lo verdadero y qué es lo falso? Hay por lo menos dos maneras de recorrer este camino tan espinoso.

En este mundo de imágenes en que vivimos, ¿no hay ningún anclaje en la realidad? ¿ Son todas puras fantasías caleidoscopicas?¿todo es materia opinable? ¿Existen las cosas reales, los hechos, algo que sea verdad o solo hay verdades según quien las diga?

Hablamos, escribimos, hacemos propaganda. También nos vestimos, nos perfumamos o no, nos “producimos”, nos movemos, nos mostramos, emitimos señales, nos comunicamos de mil maneras.¿Pero es para comunicarnos con los demás o para convencerlos de “nuestra verdad”? ¿ De nuestra verdad o de la mentira que necesitamos que crean?

Los etologos nos dicen que si dos animalitos van a hacer algo juntos, que les conviene a ambos, necesitan muy pocos mensajes para ponerse de acuerdo, para sincronizarse. En cambio, si solo le conviene a uno de los dos, se requieren muchos mas señales para convencer al otro.

Mentira se opone a verdad. Pero verdad también se opone a falsedad, omisión, negación, ocultamiento, etc.Entonces tenemos toda una serie de variedades de falsedades según el grado de conciencia de quien lo dice o no lo dice, según cuanto se de cuenta del falseamiento. Uno de los problemas que nos trajo el psicoanálisis fue que pasamos a tener que hacernos responsables no solo de lo que hacíamos conscientemente sino también de nuestras acciones inconcientes. Incluso de los “daños colaterales” que producíamos.

Esto nos lleva al problema de que es verdadero y que es falso.

Este es un viejo problema de la filosofía que últimamente parece resolverse por dos vías : por un lado la idea de Popper de falsacion o refutación y por el otro lado la idea de múltiples verdades según los puntos de vista.

El criterio de falsacion adolece del problema que nunca es posible afirmar que algo es verdadero y lo que puede hacerse es intentar refutarlo y demostrar que es falso. Pero además, cuando hacemos una afirmación y es refutada, toda ella es declarada falsa.

La segunda, “la de las múltiples verdades”, nos da una versión del mundo real fragmentado según las convicciones de cada uno, según lo que a cada uno le gusta o le viene bien.

Con este panorama de nuestra percepción del mundo resulta muy raro que podamos movernos en el mundo real razonablemente bien, sin tropezarnos a cada rato. Incluso es extraño que podamos sobrevivir.
Debe haber otra manera de pensar.

La cuestión parece provenir de este tipo de recorte que hacemos de la realidad cuando afirmamos algo. Es un recorte nítido, en términos de blanco o negro, donde todas las gamas de grises y de colores desaparecen. La mayor o menor importancia relativa, los grados y pesos relativos son simplificados.

Los problemas para movernos en el complejo mundo real que nos rodea se clarifican, se hacen mas simples. ¿Quienes son los buenos y quienes son los malos? ¿ Que es verdadero y que es falso? ¿Que me gusta y que no me gusta? ¿Que me produce placer y que me da dolor? ¿Quien tiene razón y quien no la tiene?

Si contestamos estas preguntas con convicción sabremos enseguida que hay que hacer y de que lado estamos. ¡Estamos del lado de los buenos, los verdaderos, lo placentero, lo razonable! Esto no quiere decir que sea cierto y que no nos “demos de bruces” cuando lo llevemos a la practica.

Este criterio nítido, de división binaria en verdadero y falso, que parece tan científico en realidad esta fundado en un principio muy primario que es el de placer/displacer.

Hay una serie de reglas lógicas para definir si una formulación es verdadera o falsa en si misma pero a su vez se fundan en la veracidad o no de formulaciones anteriores.

Este sistema de verdad “dura” esta basada en el fondo en criterios de autoridad o de convicción, según quien dijo y como recorto la realidad del mundo de las afirmaciones de las que partimos.

¡ Pero el mismo sistema de convicciones sirve tanto para afirmar una verdad como para sostener una mentira!¡Todo depende de la fuerzacon que lo afirmemos o la autoridad que lo respalde!

En este sistema tanto cuesta o vale una verdad como una mentira. Las mentiras no dañan mas que las verdades. Pero por el tipo de recorte nítido que hacen de la realidad, todas las verdades son verdades dichas a medias. Son claras pero dejan afuera muchos elementos de juicio.

Existe, como decía antes, otro sistema, que es el que usamos intuitivamente en la vida diaria.

En ese sistema no hay afirmaciones claras, nítidas. Las formulaciones están llenas de matices y de condicionantes graduados. Es mucho mas complejo y no otorga seguridad. Lo que decimos, cuando lo podemos expresar, contiene un cierto grado de duda razonable dado. Los pensamientos contienen una nube de asociaciones y vinculaciones colaterales que, a su vez, son los que le dan sustento.

Por ejemplo, cuando andamos por la calle entre gente, nuestro rumbo es aproximado y se va ajustando a las trayectorias de los demás. A veces vemos gente con un objetivo claro, que se lleva a los demás por delante.

En este sistema “la verdad” no tiene el peso de convicción ni de seguridad que nos otorga el otro. Lo que tenemos son ideas aproximadas que son congruentes, “que encajan”, con los datos que tenemos hasta es momento de la realidad. ¡y Si los datos provienen de fuentes inesperadas y no buscadas es mucho mejor! Son conclusiones provisorias, de percepciones de un mundo y de nosotros mismos, que están en evolución constante. Están hechas de ponderaciones que sabemos relativamente precisas y deben ir ajustándose al devenir de nuevos datos. Somos conscientes de la cantidad de puntos de incertidumbre que hay en dichos razonamientos pero al mismo tiempo se va produciendo cierta convicción en la medida en que las conductas basadas en ellos vayan produciendo los efectos esperados. La ventaja de este sistema es al disponer de una gama graduada de hipótesis produce que los errores no derrumban las hipótesis sino que las corrigen y ajustan a realidad. Como no nos jugamos ni la identidad, ni la cordura ni la vida tras una convicción, tampoco nos derrumbamos , ni nos volvemos locos ni peleamos a muerte si nos vemos en la situación de corregirlo.

Dado que es un sistema mucho mas complejo de pensamiento, es frecuente que nos demos cuenta que la complejidad del problema excede la capacidad de nuestra mente para pensarlo. Ahí es donde pedimos a otro que piense “con nosotros”, no “por nosostros”.

Para este tipo de pensamiento “la mentira si es un veneno” dado que aporta datos falsos. Genera numerosos puntos de incongruencia que deben ser sostenidos fragmentando el pensamiento propio y de los otros. Lo omisión consciente o inconsciente deja “agujeros” en la coherencia del pensamiento que tiende a ser llenada con mitos o afirmaciones axiomáticas que suplen su inconsistencia con la fuerza o repetición con que son sustentados.

Otro problema aun mas grave que produce la falsedad es la desconfianza que deja tras de si. Obliga a la mente a dudar, no solo de los datos falsos, sino también de todos los datos posteriores que provengan de la misma fuente. Esto multiplicael esfuerzo gastado en verificar las veracidad de las afirmaciones.
Estos son algunos de los daños que produce el sistema de “propaganda” (en sentido amplio) que todos usamos en mayor o menor grado.

El primer sistema, el de las verdades y falsedades absolutas, produce una apariencia de certeza junto a un sentimiento profundo de inconsistencia, de dureza y fragilidad como un cristal.

Si bien el segundo sistema, basado en la congruencia de indicios “blandos” provenientes de múltiples fuentes, deja mucho espacio a la incertidumbre también otorga flexibilidad y ajuste a la realidad.

A nivel personal, el sistema de absolutos, de verdades y mentiras, de verdades a medias y dobles discursos, permite tener una fuerte identidad, a veces brillante,que se impone, pero que exige mucho esfuerzo para mantener ocultos los agujeros, fisuras e incongruencias.

En cambio, el otro sistema, mas blando, produce una vivencia de continuidad del ser, una mejor conexión y comprensión de uno mismo y de los demás. Evita, de ese modo tener que estar escapando constantemente de esa vivencia de vacío interno que produce la inconsistencia. Pero algún precio tenemos que pagar. No podemos permitirnos mentirnos ni a nosotros mismos ni a los demás, ni consciente ni inconscientemente. Nos vemos obligados a tolerar la incertidumbre.

Tenemos que renunciar a los absolutos, incluso como ideal. Perdemos convicción y también fanatismo.

Artículos // ver todos
ACERCA DE ESTE AUTOR
Pablo Slemenson
Pablo Slemenson
El Dr. Pablo Slemenson es Médico Psicoanalista. Magister en Psicoanálisis. Miembro Titular Didacta de Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires y de la Asociación Psicoanalítica Internacional.
OTROS ARTICULOS PUBLICADOS POR ESTE AUTOR
DEJA TU COMENTARIO
Nombre y Apellido  

 
e-mail  

 
comentario  

   
Comentarios
Enviado por: yuliana acosta // 07/09/2010 08:31:29
no es lo qe esperava es un articulo muy bueno

Videos
Avances en el Mundo Público
Autor:Voces Vitales
VOCES VITALES
// VER AHORA
Un Fuerte Impacto en la Justicia
Autor:Voces Vitales
VOCES VITALES
// VER AHORA
Emprendedoras Sociales
Autor:Voces Vitales
INSPIRACION
// VER AHORA
Ellen Baker, Astronauta NASA
Autor:Voces Vitales
VOCES VITALES
// VER AHORA
© INCONCIENTE 2010 - 2011 | Este sitio ha sido optimizado para Firefox e Internet Explorer 7 o superior
diseño y desarrollo: morpheus